1. Fisketorget, el mercado del pescado.

Un mercado que se inició a mediados del siglo XIII, este mercado de pescado consta de dos plantas dedicadas a la pesca, un paraíso para todos aquellos amantes del salmón, pocas oportunidades tendrás de comer un salmón tan fresco y sobretodo de esa calidad. En el mismo edificio se encuentra la oficina de turismo y en verano también ponen paraditas en la calle. Una curiosidad es que allí el idioma no es una barrera ya que el 80% de los tenderos con españoles que van a ganarse un dinero extra. Incluso uno nos llego a decir que con lo que gana en verano allí vive todo el resto del año en su pueblo (creo recordar que un pueblo del norte de Cataluña).

2. Bryggen.

Es el muelle de la ciudad y sin duda la parte más emblemática del lugar. Es raro que alguna vez en nuetsra vida no hayamos visto una imagen de esas casas de colores ligeramente inclinadas. Es una zona que ha sufrido varios incendios y por ello lo más normal es que siempre haya alguna de las casitas en obras. Sin duda es un relajante paseo por Bergen.

3. Monte Fløyen